miércoles, 8 de junio de 2011

Este Jueves Un Relato: Los Pies




Cuando cumplió cuatro decidieron que ya era hora de pensar en su futuro. Le hablaron de lotos dorados y su mente infantil imaginó maravillas ... pero el sueño terminó tan pronto comenzó el shi chan. Lavaron y cortaron prolijamente las uñas de sus pies y los vendaron apretadamente forzando a los dedos a doblarse hacia abajo. Luego vino la etapa del shi jin para contraer la piel, sus pies sangraban y supuraban, el dolor era insoportable. Y aun faltaba lo peor: el jin chan que lograría plegar el talón sobre la planta para conseguir los ansiados 7 cm de largo.
91 años después la felicidad volvió a invadirla mientras agonizaba en su cama y pensaba en como era bailar sobre la hierba húmeda, chapotear en el agua de lluvia ... no recordaba alegría mayor que aquella de correr como el viento colina abajo al encuentro de su abuelo. Sonrió, pronto estaría saltando otra vez a su alrededor buscando tesoros de caramelo bajo el viejo sombrero de paja … .


*Nota: El “Pie de Loto Dorado” fue una práctica extendida en China por mas de dos mil años cuyo objetivo era reducir el pie femenino a 7 cm y hacer a la mujer mas atractiva y deseable. Se calcula que unos 2 billones de mujeres pasaron por este tormento en nombre de una tradición que implicó espantosos sufrimientos físicos y espirituales.




Otros pies caminan por lo de Gustavo


32 comentarios:

Any dijo...

Me recontra pasé de palabras pero no pude/supe reducirlo.
=S

Virginia Prieto dijo...

pero quedó lindísimo!!!
que tormento espantoso lo del loto dorado pero bueno...es otra cultura, no puedo criticarla desde mi lugar ya que sería imposible comprenderla...

muy bueno el escrito any!

beso enorme

MARU dijo...

¡¡¡Hemos coincidido!!!! Fíjate, las lejos y tan cerca...
Estupendo relato, le has sacado un partido genial.
Pobres niñas... Un besito, corazón.

ojo dijo...

Es difícil comprender otras culturas.
También es difícil comprender lo que recae sobre inocentes.

También me fue difícil comprender el relato hasta leer la nota.
Muy bueno el final

Te dejo un abrazo

ojo dijo...

Me fui hasta abajo para ver que era la música

Dany dijo...

El sufrimiento no me parece una cuestión de "otras culturas"....
simplemente me indigna. Saludos.

Lola dijo...

Genial el relato, como siempre; pero esta vez encima re bien ambientado.
Vos sabés que a mí no se me ocurriría pensar que una mujer añorara sus pies "de campesina de chica" pero claro, supongo que es una forma de no pensar cuánto debe sufrir esa persona no?
Los pies de loto no tienen solo la crueldad del sufrimiento físico en sí, sino que parecería que no hay escapatoria, porque si no le vendaban los pies como bien decís no era una mujer deseable, y eso también sería un sufrimiento, también indicaría que los padres no se preocuparon por la criatura.
Me transportaste de vuelta al universo de "La buena tierra" de Pearl Buck, si no lo leiste te los super recomiendo, yo ya no digo "es mi libro favorito" porque para qué elegir uno sólo, pero sin dudas es uno de mis favoritos.
Bueno, mejor no sigo porque me van a banear el comentario por superar ampliamente el numero de caracteres, jajaja

Besos!

El Mostro dijo...

"2 billones de mujeres" No. Serán 2 mil millones, aunque igual me parece mucho.

Cariños.

Any dijo...

Vir, yo no critico pero tampoco comprendo. Algo que causa dolor en el cuerpo y en el alma no puede ser bueno. En fin ...

Luna, tuvimos la misma idea de jueves! Lástima no haber sabido que íbamos a coincidir, tal vez podríamos haber escrito algo juntas! Queda la propuesta, algún día será ...

Ojo, muy difícil entender en este caso. Supongo que solo siendo chino se puede llegar a comprender una tradición semejante.
Cierto que es linda la música? Me dieron ganas de volver al Tai! Quería subir la Música de Flor de Ciruelo que era la que usábamos en las clases, pero no la encontré.
abrazo rioplatense

Dany, como le va? lo tengo visto de la casa del Sr Yoni? eso creo.
Lo que dije antes, algo que cause tanto sufrimiento es difícil de comprender, aunque estemos hablando de culturas diferentes

Lola, si, la idea es que su recuerdo mas preciado era precisamente el poco tiempo que pudo usar sus pies como una persona normal. Y la felicidad que le producía pensar que en algún otro mundo se iba a reencontrar con sus pies. Pero no sé si una china pensaría algo asi, probablemente no. Supongo que si la costumbre decía que los pies debían medir 7 cm, y ella no la hubiera seguido, hubiera quedado "afuera", la hubieran rechazado. Muy difícil de asimilar para nuestra cabeza occidental en el 2011.
Tomo nota del libro, este tema siempre me llamó la atención
beso

Sr. Mostro, a mi también me pareció mucho pero teniendo en cuenta que esta costumbre estuvo "de moda" durante mas de 2000 años y los quichicientosmil chinos que en la tierra han habido ... puede ser. Digo yo bah ... y sino la culpa la tiene la página de donde saqué el dato
=S
(La mina no se hacía cargo de nada ... jajajjaa)
abrazos mostros

Winnie0 dijo...

Un relato perfecto para una reflexión necesaria. Me encantó Any. Pobres mujeres Un beso de jueves

Natàlia Tàrraco dijo...

Digo como Any, lástima, tú y Maru hubiérais escrito un maravilloso a cuatro manos, que no pies.

Mismo drama pero dicho con distintas e intensas palabras, una atrocidad impedir que una salte sobre la hierba, se moje en el mar, camine arenas o caminos, monstruoso.
Espero que en paraíso Chino se encuentre con la niña que fue y con el abuelo.
Un besito muy cariñoso.

alfredo dijo...

Mucho tiempo y sufrimiento, para recuperar lo natural.
Detrás de esas endiabladas costumbres, siempre hay algún interés que desgraciadamente sólo benefician a terceros.

Fina forma de relatar, suavizando lo esplícito. Se entra en materia rapida y sonoramente.

Besos

Dany dijo...

Si Any. Como verá me ando exhibiendo en varios blogs, entre ellos el del Sr.Bigud. Gracias por tu visita. Un beso.

Neogeminis dijo...

Querida vecina, la tortura de los pies de loto siempre fue algo que me retuerce las entrañas cada vez que pienso en eso. Pensaren que tantas madres sometían a sus hijas a semejante padecimiento en nombre de una tradición que bajo el justificativo absurdo de una estética forzada, sometía a la mujer a la privación de su libertad más elemental: andar y moverse a su antojo.
Terrible.



un abrazo!

CAS dijo...

Con la música tan bella compensas el sufrimiento que tiene el fondo de tu relato.
Costumbres....cómo comprenderlas desde tan lejos y con otra cabeza?
Trataré de ubicar el otro tema que referís en el comentario, es música que hace mucho bien.

un fuerte beso juevero

Verónica Marsá dijo...

Lamentablemente, estas atrocidades sigue practicándose en algunas aldeas, como las africanas del cuello de jirafa o labios de plato, ablaciones, quemaduras para hacer dibujos en la piel... Somos realmente humanos, amiga.

Bravo!

Besito, patrullera... hace mucho que no patrullamos, verdad?

Angeles dijo...

Con sólo leerlo lo siento en mis pies...qué tortura China!!
Hace tiempo que no paso por acá me encanta la música y también leerte.
Te dejo un abrazo transoceánico:)

San dijo...

Any una música preciosa para acompañar este jueves, dificil entender esta y otras tradiciones en las que el sufrimiento de la mjer está detrás.
Tremendo no poder correr, saltar, sentir la hierba ...
Un abrazo.

Balamgo dijo...

Me ha emocionado y a la vez encantado el relato, es una preciosidad.
Me alegra mucho verte de nuevo por aquí.
Abrazos.
La música es genial!

Manuel dijo...

Imposible comprender esas tradiciones, imagino que en su cultura y su época sería distinto pero ahora se ve incluso mas atroz.
Preciosa forma de describirlo desde la añoranza de la infancia.
Un beso

Tésalo dijo...

Me cuesta creer que la mujer tan necesaria en las tareas domésticas y campesinas fuera sometida por razones meramente esteticas a semejante minusvalía en proporciones tan enormes..
¿Por qué?
En Oriente confunciano, hay latente un machismo irrepremible. Aun hoy en dia.
No me fío de esa buena nueva de su desarrollo económico y su poder financiero.
Parece, sin embargo que ahora existen mujeres deportistas.
Cuidado que valemos poco a los ojos de un idiota poderoso.

¡Ay del poder, qué peligroso!

SUSANA dijo...

¡2 billones de màrtires! Por todos los santos chinos, qué tortura!
Tu elección y tratamiento del tema es excelente Any, desconocía estos detalles que hacen aún más terrible el tormento de estas mujeres Me puso a pensar en tanta mina que hoy flagela su cuerpo una y otra vez en nombre de la estética, voluntariamente y sin una tradición que obligue. En fin, muy buen trabajo Querida Amiga! Beshitossssss!

VACACIONES EN ROMA dijo...

Yo al igual que vos no comprendo el sufrimiento, no puede ser bueno para nada, ya sola la vida se encarga de traerlo, pero deberìa profundizar màs en eso temas para conocer.
La mùsica es preciosa, muy cerca de mi casa tengo el chinetow, donde hay algunos pocos buenos lugares para comer ese tipo de mùsica la pasan algunas veces y crea un clima especial.
Muy lindo tu relato.

Te mando un abrazo Any.

Yoni Bigud dijo...

Eso es lo peor de todo. Cuando la ignorancia muta en tradición.

Muy bueno.

Un saludo.

Primavera dijo...

Dificil comprender este tipo de tradicion que era patrimonio de las mujeres, como dije en otro relato creo que si hubiera sido al reves los hombres esta practica jamas hubiera avanzado tanto, quien de ellos sabe sufrir por ser mas atractivos a la mujeres...que levante la mano...te has dado cuenta...ninguno ja ja ja
Primavera

gustavo dijo...

COMENZAMOS LA LECTURA DE ESTE JUEVES EN ESA PÀRTE QUE DICE "REMANDO EN...."...
se ha hecho el silencio en tu página, es decir, la música terminó. la lectura ya hacía unos minutos que la había terminado. pero las palabras escritas por ti, y ientras duraba la música, permanecían colgadas de las notas de esta cuales ecos rítmicos y sabrosos...también permaneces tus palabras ahora en el silencio...y sabes, ana, los ecos que en realidad han permanecido en mis oídos han sido dos:
uno.- ese vuelco que le has dado a tu forma de escribir...aquello que antes era, y ya te dije que lo dominabas requetebien,humor, y para hacerlo hace falta saber, ahora se ha convertido en una bella, bellísima estampa literaria que invita a reflexionar, a pensar, a meditar..
dos.- esa magia del final...depués de haber sufrido a lo largo de casi unos 80 años, la buena anciana...perdón, a la buena anciana le es concedido volver a sus infancias donde el baile era libre y donde los tesoros eran de dulce de caramelo...mecaguenrusiaaa...¡¡¡mira que me gusta esa expresion: tesoro de dulce de caramelo!
hoy, y no se acostumbre, beso entero.

Pepe dijo...

Estuve en un tris de fundamentar mi relato en esos pies de loto dorados. Mer alegro de haber desistido, pues el tuyo es precioso, bien narrado y perfectamente documentado. He disfrutado leyéndote, aunque siento rabia e impotencia cada vez que leo sobre estas y otras mutilaciones femeninas.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Una tradición franacamente salvaje. Parece mentira que existieran esas cosas, hacer sufrir a esas pobres mujeres.
Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Me encanta la música con que ambientas el relato. Relato de castración femenina, castración pedestre, castración en definitiva.
Pienso en un pie de 7 cm y, efectivamente, se necesitaría liberarlo y permitir que tenga la talla suficiente para emplearlos como cualquiera de nosotros lo haría.
Estupendo, Any. Un beso.

LadyMarian dijo...

Un horror! Me impactó la forma en que transmitís las sensaciones que vivió con los pies y que desea recuperar.
Cuántas tradiciones que atormentan! En este caso es algo visible pero en otros casos son tradiciones que no están relacionadas con el cuerpo y son terribles como ésta.

Te felicito! Me encantó.

Besos

Maat dijo...

Hola, Any.

Llego tarde, pero mi tiempo no da para más. ¡Paciencia! Me ha encantado tu relato. Lo has descrito con una sencillez y ternura geniales. Es interesante conocer la historia y comprobar como -por lo menos- en algunas cosas vamos avanzando.

Un abrazo, Any. Tu idea ha resultado muy exitosa.

Maat

Ceci dijo...

Me gusta la música para la ambientación, se lleva muy bien con las palabras que escogiste Any para darle vida a este relato, que es como un grito de protesta en frases poeticas y de fina ironía.
A mi siempre me impresionaron estas prácticas, antes de leer "el abanico de seda" pensaba que los pies eran vendados asi en su forma, para evitar que siguieran creciendo (que eso ya es una tortura) pero cuando lei el libro y vi como era el procedimiento, y que encima a veces quedaba mal, y no solo se mutilaba a la nena, sino que les entorpecía la posibilidad de casarse bien! es terrible, y además en un porcentaje alto morian de infección.
Ahora, es increíble ese concepto de la mujer para fines decorativos, tan impractico por demás para una cultura que siempre se caracterizó por lo pragmatica, eso de incapacitar a las mujeres como fuerza laboral. Ridículo!
Muy bueno tu relato Any!
Te mando un furete beso