domingo, 23 de octubre de 2011

Nuevos platos viejos



Los encontré en su casa y me los traje.

Porque me acordé de cuando la tía los usaba en Navidad. Ahí presentaba orgullosa su pionono primavera, con un poquito de ensalada rusa a la derecha y unas fetas de jamón crudo a la izquierda.
Yo era chica y me daba lo mismo comer en cualquier plato; ese manjar agridulce al que solo podía hincarle el diente una vez al año, era lo único que me importaba. Si me lo hubieran servido en la palma de la mano lo hubiera comido con el mismo entusiasmo. El plato era lo de menos.

Ahora es distinto. Desde hoy estos serán mis platos de lujo, esos que se usan en días especiales. No son los que elegiría si tuviera que comprarlos, pero elijo quedármelos porque conservan mil recuerdos y un breve sabor a infancia encerrados en la loza blanca.

Mis nuevos platos viejos, para la mejor ocasión.

Que conservás con especial cariño de esa persona querida?

28 comentarios:

Neogeminis dijo...

Atesoro de mis tías y de mi mamá muchas cosas igualmente significativas y entrañables, algunas me las regalaron en vida, otras las heredé por elección. Platos, tazas, manteles bordados. De mi mamá conservé alguna ropa -muy poca- más que para usarla para que me ayude a recordarla.
Tengo pavor de que su imagen se diluya entre los borrones del tiempo. Hace unos días me imprimí y enmarqué la foto que publiqué en mi blog. Es de una de las últimas navidades que pasamos en mi casa.

(Cómo me duele su ausencia!)

Besos.

Winnie0 dijo...

Yo quizás ahora pensaría en esas cosas queridas que nos dejaron mis padres "al irse" a los hijos.....
Ese cuadro de una madre amantísima....esa colcha antigua...Un beso

Mai dijo...

Son muy lindos y si vienen con carga emotiva, son mas bellos aun!

Yo conservo unos pañuelos de seda y unas pashminas de mi abuela, muchas fotos y cartas de puño y letra de gente querida.

Beso

CAS dijo...

Tengo un plato que debió corresponder a una taza de té, igual a los que tenía una tía adorada por mi. Eran japoneses, de cierta transparencia y tonos anaranjados, como perlados. Lo compré en la Feria de Tristán Narvaja y lo tengo en mi cocina para disfrutarlo y sobre todo para recordar....aquellos buenos tiempos de la infancia, las vacaciones y el privilegio de ser su sobrina preferida, su "porcelanita".

besos y buena semana

Verónica Marsá dijo...

Ay, ay, ayyyy...
Pues si puedo me desprendo de todo o lo guardo allá donde no pueda verlo y hasta escondido me duele.
Hago la intentona de dejarlo a la vista y no hay forma, objetos de quienes amo y no están, imposible tenerlos cerca, me queman en el corazón.

Besito nostálgico...

ojo dijo...

Buena desición tomaste.

Yo conservo todo, ya que vivo en su casa.

un beso

El Mostro dijo...

Adoro esos platos, esos objetos tan bellos, que resaltan entre la mediocridad.

Besos.

Rochitas dijo...

ANY, así, además de otras es la colección de platos de la mamá de mi ex, creo que más o menos para la quinta separación decidí devolvérselos, ya que estimé que su energía tenía mucho que que ver con el no despegue.
Hoy si lo recuerda, él ya no está. Ella con sus 90 años regresó a la botita italiana y entre sus poquitas cosas conserva algunas de las que yo le supe devolver. Sis las cosas hablaran... como dice Borges, ignoran quue nos hemos ido...
Me despiertan el mismo particular sentimiento que las calles y los lugares. Nos recuerdan. Nos tienen... o son cómplices del que llegó último.

gustavo dijo...

estoy pensando dónde estarán aquellas botellas de un pueblo de ávila, concretamente de guisando, de allí son los famosos toros o berracos de guisando...estoy pensando dónde estarán aquellas botellas de palma de mallorca, bella isla, cercanaa ibiza...etoy pensando dónde estarán aquellas botellas de las tierras de valencia, tierras al lado del mar que me ahogó...estoy poensando dónde están aquellas botellas llenas de tristeza de un piso de madrid, concretamente de la calle..joderse, nome acuerdo...ah,, todas esas botalles estaban llenas de aire..aire de ávila, aire de mallorca, aire de valencia y aire de mi piso...fue una época de coleccionar aire..ella elegía el sitio, vamos mejor dicho, el espacio a tierra abierta, y yo llenaba pequeñas botellas de aire...
no recuerdo exactamente su significado..ha pasado casi un milenio desde aquello, pero sí que recuerdo que fue una manía bella...
medio beso, any.

ojo dijo...

Es decir, vivo en la que fue su casa.
Me refería a mi abuela y releyendo no quedó muy claro.

Neogeminis dijo...

Me ha hecho emocionar el recuerdo de Gustavo..
Precioso.

Dany dijo...

Unos platos de mi abuela....se los pedi a mi vieja...será por esos recuerdos de cenas de mucha gente y de infancias lejanas. No se bien porqué se los pedi.....me los dió.
Un beso!

Pepe dijo...

No importa el valor real de las cosas cuando estas pertenecieron a personas a las que amamos. Ellas nos traen el recuerdo de esas personas y ese es su incalculable valor, lo que hace que que sean tesoros para nosotros.
Un abrazo.

Any dijo...

Neo, comprendo
:(
Interesante historia la del Sr. Gustavo

Winnie, aja, cosas invaluables para cada uno

Mai, también guardo unas pocas cartas de mi viejo, impensable hoy día, ya nadie manda cartas.

Cass, ohhhh en casa de mi abuela había algo parecido. Unas tazas muy finitas, tanto que daba miedo mirarlas ... ahora que pienso, no sé donde fueron a parar ...

Vero, comprendo si. Pero hay cosas de las que es muy difícil desprenderse.

ojO, ah si, había entendido bien entonces. Y recuerdo ademas la foto tan linda de su sra. abuela, que estaba en su antiguo blog.

Mostro, si es cierto, son cosas de otra época. Ahora todo es mas wash & wear y de menor calidad

Rochie, bueno si eran de ella hizo bien en devolverlos. Tal vez algún día vuelvan a ud., los caminos de la vida son misteriosos.

Gustavo, ahhhh! linda historia che, lástima que no haber conservado esos aires, el de Ibiza sobre todo
;)

Dany, se los pidió por lo mismo que yo me quedé con estos. Por lo que representan en su cabeza, no por el valor o porque sean mas lindos o mas feos.

Pepe, exacto, esa es la idea.
un abrazo

Y 14!!!

Rebeca dijo...

Conservo libros. Todos los de mis abuelos. Y los releo cada tanto. El mas nuevo debe ser del 'sesentaypico'.

http://lodemirta.wordpress.com/ dijo...

Es muy hermoso. Sería una pena que lo tengas oculto la mayor parte del tiempo. ¿Podés guardarlo en algún lado donde permanezca visible?-

VACACIONES EN ROMA dijo...

Any...soy hipersensible, me ponen està cosas en un estado de sensibilidad especial.

Que lindo que guardes eso, disfrutalos.!!

Yo guardo algunas cosas, una ruana de pelo de llama que le compre a mi madre en Purmamarca, prometì no lavarla, porque todavia tiene su olor, las fotos de mi tio que me sacaba cuando era chica, los dibujos de mi hermano, cosas que dejò escritas de su trabajo, para seguir viendo su letra, la foto de mis abuelos maternos cuando se casaron.

Hubiera querido guardarme todo de cada uno de ellos. Pero los guardo en mi corazòn para siempre.

Un abrazo.

Lola dijo...

Me encantó esa vajilla!!!
Quién te dice que dentro de poco tengas una casa con jardín y son hermosos para hacer almuerzos al aire libre. Nosotros tenemos unos parecidos que fueron de pinamar a la casa de fin de semana, y será por eso que les tengo mucho cariño, aunque no pienso en quedármelos y eso porque no quiero pensar en esas cosas, sencillamente (y además en casa vamos a morir sepultados entre tantos platos, además).
De mi tía conservé un rosario bendecido de Jerusalem, un anillo, que siempre pensé que si fuera hombre se lo hubiera dado a mi novia como anillo de compromiso. Claro, eso no significa que no haya aceptado otro anillo de compromiso, jeje y lo mejor, lo que dice más de ella, muchísimos de sus libros.
Tenía unos platos así con flores también, pero pequeñas, aunque de un estilo parecido también me gustaban mucho y me hubiera gustado conservarlos, pero en eso se me adelantaron y no tuve suerte.

Besos!

Yoni Bigud dijo...

Conservo algunos libros raros de la biblioteca de mi abuelo, que era bastante grande. La biblioteca, no mi abuelo. O sí, mi abuelo también era grande. Pero de edad. De físico era normal. Creo.

Un saludo.

Clau dijo...

Mi abuela me dijo "vos usalos, que se rompan y terminen con vos"... tengo todo su juego de vajilla, que como todo, tiene historia. Lo uso siempre que puedo y todos me elogian las fuentes, la sopera, los platos. Se va a terminar conmigo, como ella quiso.
También tengo la mantilla que usaba para ir a la iglesia, un abanico, una camisa de mi abuelo... mil cosas... y sus recuerdos, claro.
Ese plato es bellísimo Any, qué bueno que lo conserves.
Besos desde Córdoba.

G a b y* dijo...

Esos objetos que nos quedan de quienes tanto quisimos y ya no están, pasan a tener carácter de tesoro. Son varias las cosas que conservo, de mis abuelas principalmente, pero creo que lo que albergo con más cariño y valoro el que lo haya dejado especialmente para mí, es un cuadernillo de puño y letra de mi abuela, donde escribía sus poemas y con los que intentaba animarme, para que me sumara a escribir como ella lo hacía.
Sin duda llena de nostalgia, pero es un modo de sentir su cercanía a pesar de su ausencia.
Besitos Any, y disfruta esos platos con ricas comiditas :D
Gaby*

Any dijo...

Rebeca, eso está bueno

Mirta, en realidad son 8 (sospecho que en algún momento fueron mas) asi que no, los guardo y los usaré oportunamente

Vacations, me encantan las ruanas. Y si, uno quisiera guardar todo, pero no se puede

Lola, una casa con jardín? Taría eh? sobre todo porque últimamente me interesa el tema plantas.
Un anillo, que lindo! Los libros también son algo que uno conserva con gusto.

Sr. Yoni, ay! me mareó che.
=)

Clau, una sopera! que top! Imaginate llevar la sopa a la mesa en una sopera faaaaaaaa!!! Me encantó.
Quien sabe que destino tendrán un día tus platos, la vida es rara ...

Gaby, ohhhh una abuela poeta! que lindo recuerdo ese cuaderno! Es como un tesoro, claro

Ana O'Reilly dijo...

Que lindo!
Yo compre recuerdos ajenos. En un anticuario de Suipacha (Porv de Bs As) compre un juego de te. Me encanta imaginar quien lo uso, cuando, etc.

Rochitas dijo...

yo me jugaba a que ud esta hallowenando...
es la 2 que visito, vengo de lo de su vecina.
antes los objetos se heredaban hoy no nos duran ni una década a nosotros...

Don Diego dijo...

Hermoso plato hoy ya no los hacen, pagues lo que pagues no se consiguen.
Yo trato de no guardar nada material que me recuerde un ser querido, si lo pierdo o se rompe lo lamentaría mucho, entonces no empiezo el juego.
Cuando le regalo algo a alguien lo primero que le digo es: si se rompe considerá que esta hecho para eso y si te gustaba comprate otro o me pedís otro, pero no sufras por eso.

Susana Peiró dijo...

"El alma de las cosas..." decía Mujica Lainez. Verdad, son nuevos platos viejos, cargados de recuerdos y a la espera de tus momentos Querida Any.

A tu pregunta: Entre otros objetos, una pulsera que siempre llevo conmigo, demasiado seria, demasiado formal, nunca combina con mi exterior, pero se lleva de maravillas con el recuerdo de una gran mujer que me honró con su amistad.

Besitos Querida Any!

don vito andolina dijo...

Hola, preciosas letras van desnudando la integral y pura belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos de agua...

ruma dijo...

Hello, Any.

The graceful sense wraps your artworks.
It's excellent and lovely...

The season of colored leaves, heartwarming atmosphere.

The traditional celebration, kimono infants.

The prayer for all peace.

Greetings.
From Japan, ruma ❀