sábado, 31 de enero de 2009

Leven anclas!

El otro día haciendo zapping escuché la frase: "Estoy remando con dos grisines en un mar de dulce de leche repostero". Guau! Que buena imagen - pensé - justo, justo así me siento.

Remando, remando ... y claro, en semejante mar azucarado y denso, avanzo poco, diría que casi nada. Pero sigo, le pongo toda la onda que puedo, buscando un horizonte que por ahora se vé bastante lejano.

En el bote llevo una cuchara asi que cada tanto me como un par de cucharadas. El azúcar levanta el ánimo dicen ... . Y que mejor que el dulce de leche, ese que comemos acá desde que nacemos y que nos acompaña hasta nuestro último día?



Ah, casi me olvido, San Ignacio porque es un ícono, un referente cuando uno habla de este menjunje nacional. Bueno si, ya sé que hay otras muchas marcas, pero a mi me gusta esta che, la que usaba mi abuela para rellenar las tortas cuando yo era chica ...



Hoy llego al mundo de los blogs, desde ahora San Ignacio será mi lugar virtual; no sé que tal resultará o si alguien me acompañará en algún tramo de mi viaje.

Quizas escribir me ayude a avanzar, o por lo menos a entretenerme mientras remo.

4 comentarios:

Mariela Torres dijo...

¡Tenés blog!, ¡bienvenida!

Y sí, no se si se avanza, pero seguro que vas a estar acompañada, ¿me pasás dos grisines?

Besos.

Any dijo...

Mariela, dale te paso, light o de los comunes nomas?
gracias por pasar por San Ignacio
besos

ojo dijo...

Me preguntaba que sería San Ignacio.
Y bueno, soy de los tontos que no preguntan, así que...

Hay que remarla, ché. No queda otra.
Respecto del dulce de leche, me gusta, pero hace años que casi no como dulce.

me di unas vueltas por el blog.

Saludos!

Tamara dijo...

Qué emoción! Acabo de descubrir porque tu blog se llama así! En un momento llegué a pensar que trabajabas en San Ignacio y se que un par de opciones más se me ocurrieron, pero ahora no me acuerdo, digo, porque no habré venido antes hasta acá al principio no? jajaja, En realidad vine porque pensé que hacía más que tenías el blog, empezaste unos días después que yo y a mi se me pasaron los 1oo y no me di cuenta de festejar, ufa!! Serán los 200! ;)
Me gustó la metáfora del dulce, viste que ya no viene igual el San Ignacio??
Besos!!