miércoles, 30 de junio de 2010

Este Jueves un Relato: Enemigos Intimos


Siempre tuviste una claridad conceptual y una lucidez muy superior al resto de nosotros. Tu cerebro no descansaba, absorbías todos los detalles en una sola mirada y los procesabas a velocidad supersónica. Cuando nosotros íbamos, vos ya habías ido y vuelto 5 veces.
Serio e impenetrable, con la mejor cara de “yo no fui”, tu cabeza ideaba las peores travesuras, milimétricamente planeadas, en las que quedábamos todos invariablemente involucrados y castigados.
Te admiraba y te detestaba al mismo tiempo. Sabías como hacerme enojar hasta el punto de la furia, esa furia roja y fea que te enceguece y te habilita para hacer cualquier cosa, como cuando te tiré la tijera con una fuerza que ni yo misma creía tener te acordás?. La tijera se clavó en tu pierna derecha; mientras empezaba a brotar la sangre y yo pensaba que te había asesinado o poco menos, vos levantaste la cara y me sonreíste con esa media sonrisa tuya: “fallaste idiota”. Tuviste suerte de que llegara la vieja mirá …, creo que sino te hubiera matado en serio.
Desde que tuve conciencia fuimos al choque. Cualquier motivo era válido para enfrentarnos, pelear, amenazarnos y hacer efectivas las amenazas. Jugabas con demasiada ventaja, eras mucho más rápido mental y físicamente; pero no contabas con mi voluntad, Any era una guerrera paciente, consecuente, y se tomó el trabajito de estudiar a su oponente durante años ... hasta que aprendió la técnica. Entonces las batallas fueron un poco mas parejas, mordiste el polvo muchas veces.
Sin embargo, y paralelamente a nuestras discusiones eternas y bizantinas, hubo momentos en que me sorprendiste con gestos que contradecían nuestra íntima enemistad. Gestos casi imperceptibles para los demás, pero no para mi. Y debo agradecerte la soga – impensada – que me tiraste en forma rápida, efectiva y sobre todo discreta, en un momento muy oscuro. Estuviste allí para ayudarme y yo no lo olvido.

Seguís siendo brillante y hermético. Te sigo admirando tanto o mas que antes. Pero mi querido, los años no pasan en vano, nos hacen cambiar, van limando lo áspero, van agujereando las armaduras. La tuya se está oxidando, muy a tu pesar seguramente.
El tiempo y tus hijos te han suavizado el carácter, han neutralizado la acidez de tus palabras, te han vuelto mas vulnerable, casi humano te diría ja!. Tu sarcasmo característico sigue apareciendo cada tanto - porque el zorro pierde el pelo pero no las mañas - igual hoy sé que estamos cerca y contamos el uno con el otro.

Y como esto no lo vas a leer, te puedo decir que me siento orgullosa de ser tu hermana y que sos una de las personas mas importantes para mi. Aunque vos ya lo sabés no?.

Te quiero Lele.


Para leer sobre otras enemistades pueden pasar por lo de Gustavo

36 comentarios:

Lola dijo...

Ante todo, como siempre, qué lindas cosas hacés con las palabras!
Es algo que tal vez Lele te haya enviado alguna vez, asì como vos a su cerebro que lo creías supersónico.
Yendo al tema en sí, me imagino que no debe ser nada fácil ser la única mujer entre varios hermanos, pero también divertidísimo!
Como yo tengo una sola hermana, creí que los que tenían varios (como mis viejos) tenían para elegir a cual adorar y con cual pelearse (porque yo tengo a la misma para todo) pero se ve que con cada uno pasa igual!
Besos!

Lola dijo...

Ante todo, como siempre, qué lindas cosas hacés con las palabras!
Es algo que tal vez Lele te haya enviado alguna vez, asì como vos a su cerebro que lo creías supersónico.
Yendo al tema en sí, me imagino que no debe ser nada fácil ser la única mujer entre varios hermanos, pero también divertidísimo!
Como yo tengo una sola hermana, creí que los que tenían varios (como mis viejos) tenían para elegir a cual adorar y con cual pelearse (porque yo tengo a la misma para todo) pero se ve que con cada uno pasa igual!
Besos!

Neogeminis dijo...

Estupendo!...aunque aquí lo de "enemigo" tiene una acepción bien distinta, me encantó la vuelta que le diste al tema de hoy, tan agudo y contundente que nos compromete en serio.


Te dejo una abrazo, vecina!

Lady dijo...

Muy buen relato Any! Aunque tengo que reconocer que me estremeció por momentos...

Besos

tag dijo...

De chiquitos los hermanos a veces se pelean, se odian, hay celos, envidias, resquemores, pero con el tiempo todo se suaviza y te sorprendes llorando y rezando para que sane cuando un accidente o una enfermedad se ensaña con él.

Besitos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Any, nos relatas con tu buen hacer, tu estilo directo y rico, lo que supone que el enemigo sea a veces el mejor amigo. Nada es facil, ni conseguir un enemigo de por vida, a la altura de una, entre ambos se traza la urdimbre de la amistad con sus punzantes aristas que con el tiempo se pulen.
Felicitaciones por esta narración.
Besitos cariñosos.

Winter dijo...

"Pero mi querido, los años no pasan en vano, nos hacen cambiar, van limando lo áspero, van agujereando las armaduras. La tuya se está oxidando, muy a tu pesar seguramente."

En un relato tan bueno y con sentimientos tan envidiables, me quedo con estra frase que para mí, resume lo que el tiempo se ocupa de hacer por su cuenta.

Me alegro por vos, contar con un hermano es mucho. No admite comparación.

Un cariño grande.

dondelohabredejado dijo...

Me gusta mucho lo que escribiste, por momentos me sentí identificada.
Qué bueno que hayas podido encontrar lo bueno, decirle que lo querés, sentirte su hermana orgullosa.
Un abrazo.

Empiezo el Lunes dijo...

qué maravilloso es tener hermanos. Uno entiende claramente que la enemistad y los choques nunca son determinantes para el vínculo, para el amor que nos une.

Mai dijo...

Any querida, cada vez que me describis una situacion de tu infancia, me hacés compartir la escena. Puedo hasta ver la cara de tu hermano mientras te dice que "fallaste" con aire sobrador.
Me encanta!
Y làstima que Lele no lo lea nunca, porque al menos podria retrucar con algun comentario acido! jaja
Besos

Verónica Marsá dijo...

Es cierto, hay personas que sacan lo peor de nosotros y son, generalmente, personas cercanas. Nos extraen una violencia de la que no seríamos capaces con nadie más. A veces hasta a a nosotros nos sorprende...
Muy identificados se van a sentir muchos y muchas de tus lectoras.

Muy bueno, bien estructurado y muy bien expuesto. Bravo!

Besos.

Stanley Kowalski dijo...

Creo que en este estupendo escrito hay un común denominador para todos los que tenemos hermano/a. Es la eterna lucha visceral, hasta que vamos creciendo y afloran los valores que nos definen como personas. Me encantó!

BESOTES ANY Y BUEN FINDE!

Yoni Bigud dijo...

Linda historia contada con bellas palabras. La rivalidad entre hermanos es un clásico, pero casi siempre existe esa relación sólida e incondicional si uno se ocupa de rascar un poco la superficie.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 14.

Perdón.

CAS dijo...

Un excelente aprendizaje para la vida, nos pueden brindar la vida con los hermanos... Me gustó eso de tu paciencia y perseverancia de la que hacés gala, para estudiar a tu "enemigo" y elaborar tu propia estrategia. Te quiero de mi bando!!!! jajaja
Lo te de la tijera.... me alegro que llegara tu madre a tiempo para que hoy puedas seguir disfrutando de tu hermano y yo de tus letras.
Siempre un placer visitarte y leerte amigueta!!
BESOTES

El Mostro dijo...

Excelente relato. Pobre Lele, creo que tiene celos. Todos los hermanos los tienen. Es más, me siento identificado, yo fuí un poco "Lele" a mi vez.

Saludetes.

Gastón Daniel Avale dijo...

esto está buenísimo! tal cual son los hermanos! me identifique mucho! pero esta es una enemistad rara....muy buena la verdad!
saludos!

Sara López Moreno dijo...

Un relato muy real y bello en el que el odio y el amor se riñen en una batalla sin final . Me ha encantado la imagen de la armadura oxidada y la frase de el zorro, que no la conocía.

Saludos,
Sara.

La candorosa dijo...

La tarea que usté pudo lograr -además de este hermoso post-,la de encontrar los puntos de encuentro con su hermano y rescatar lo que realmente vale, más allá de esas diferencias ancestrales, como toda relación de hermanos... realmente, fue maravillosa.
Emocionante y se la lee desde lo más profundo de su corazón y su verdadero deseo!

Abrazossssss!!!

Ardilla Roja dijo...

Hola Any

Me ha gustado mucho tu texto. En varios momentos me he visto reflejada porque con mi hermana también tengo una "enemistad" profunda. Me sacudía mucho de niña; pero cuando me operaron fue ella la que estuvo conmigo. Ahora la quiero casi tanto como la odié.

Feliz fin de semana.

Un abrazo

gustavo dijo...

me gusta pr0fundizar tras las pieles...
me encanta l0 intim0 de las almas...
me chifla las palabras tras l0s silenci0s...
me sulibeya ver tras el 0j0 de una cerradura...
a la vez t0d0 est0 escrit0 anteri0rmente me aterr0riza...
depende, es0 si, de...n0 l0 se...
enemig0s mmi0s. querer saber que hay detras de la piel y n0 querer saberl0
bes any

LadyMarian dijo...

Ay! Any, qué bien que escribís! Me dejaste sin palabras! Es como si los estuviera viendo. Y me dejaste con curiosidad y ganas de saber más de él.
Me encantó porque este post es "Any 100%".
Te felicito! Es siempre un gustazo leerte.
Besos

Any dijo...

Tenkiu everybody!

Ando medio complicada de tiempo, por eso no respondí uno por uno.
Gracias por pasar y comentar
Un abrazo a cada uno

Tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tésalo dijo...

Yo nunca me he fogueado en una pelea lo bastante.
De ahí que a mí me falten modos y argucias en el juego. Luego, han aparecido en mi vida, esos espacios tan estrechos. Y esa gente, en ellos. Por tanto, no me sé mover s tiempo de evitarme un golpe.
Me ha dado, incluso por haberme tomado a mí mismo muy en serio.

Tésalo

Mariela Torres dijo...

Me gustó mucho tu relato, y se nota el amor detrás de todo esto.

Un beso grande.

sara dijo...

Te quedó super chulo, Any!! Me encantó

besos de tu niña

sara

Angeles dijo...

Emocionante este relato, son grandes pruebas estas de amor y odio, nací en una familia llena de enemigos íntimos, y se aprende mucho de ellos, aunque también duelen.
Gracias por tu abrazo amiga linda.
Te quiero mucho.
Besos:)

la negra de la cortada dijo...

Hola Ani,siempre tan productiva.Un beso.

la negra de la cortada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la negra de la cortada dijo...

¿O querés que te cuente de mi hermana la araña?...

nadasepierde dijo...

Que lindo! esa relación entre hermanos, por mas que lo que se ve en la superficie sea la rivalidad, creo que encierra una profundidad insospechada, que solo se ve en esos momentos duros. Después , se sigue jugando a que duros que somos.

un beso

Horacio dijo...

y brad pitt cuándo apareceeee????

Rochitas dijo...

YO le podria escribir igual a mi brother con la salvedad de que no lo soporto!!! y no tuvo hijos que lo vulnerabilizasen...

Winnie0 dijo...

Si puedes pásate por mi blog que hay una cosita con mucho cariño para ti. Besos

Juliancito dijo...

Qué atrapante texto Any: hasta último momento me preguntaba, ¿de quién carajo está hablando? Es un gran mérito tuyo.
Lo que no imaginaba era que le clavaras una tijera en una pierna. ¿Para tanto era la cosa?
Un beso.