jueves, 25 de noviembre de 2010

Este Jueves un Relato: Partes Traseras


Lo decía ya como un ruego – “me hago pis!, me hago piiis!” – y algo en su expresión decía que no estaba exagerando.

“Pero tía, no hay donde parar, que querés que hagamos?” – dije tratando de hacerle ver que en ese tramo de la autopista no había un solo bar, ni una estación de servicio ni nada que pudiera remediar la situación.

“Me pisho! Me hago pis encima” – amenazó la tía sin escuchar – “es que tomé el diurético hace un rato!”

“Bueno pará por favor” – le dije a Javi – “paremos en un costadito, le hacemos carpa con la toalla, es preferible eso a que se haga encima”.

De un volantazo Javi se tiró a la banquina; busqué la toalla y bajamos con la tía que de repente se había olvidado de sus ochenta y pico; se movía como una lagartija frenética.
Se acomodó, me acomodé para hacerle de biombo, se levantó el vestido, se bajó la bombacha floreada estilo funda de lavarropas y ahhhhhhhhhh …. por fin!
El primer bocinazo me hizo dar un salto, una bocina fuerte de camión, juego de luces y un grito: “que culo mamita!”. Entre los bocinazos que siguieron alcancé a escuchar la voz de mi hermano “Dale boluda que hay un camino atrás!”
Efectivamente, en el apuro no vimos que a un costado de la autopista había un pequeño camino de tierra por donde circulaban autos y camiones entrando o saliendo de alguno de los muchos pueblos que hay casi a la vera del camino.

Por suerte entre la semi-oscuridad de las 7 de la tarde, lo concentrada que estaba en desbeber y el escándalo que armamos con mi hermano para que se apurara, la tía nunca se enteró de que había dado el espectá-culo (nunca mejor dicho) de su vida.

Otros culirelatos en lo de Gustavo

http://www.callejamoran.blogspot.com/

33 comentarios:

Mariela Torres dijo...

Menos mal que no se enteró del espectáculo que dio, no había necesidad de que se enterara.

Besos.

Lola dijo...

Ahora entiendo por qué los males de la vejez vienen todos juntos: Es muy útil que junto con la flojera a nivel vesical vengan cierto nivel de hipoacusia y amnesia (si se llegaba a enterar, claro, hubiera sido muy útil).
Antes lo que me asustaba de envejecer eran las arrugas, después las canas, ahora se le suma tener que conocer todos y cada uno de los baños existentes sobre la faz de la tierra (incluidos los improvisados como el de la tía... que son mucho más limpios que otros). Imaginate a mí que me dan arcadas de solo entrar a un baño público y que no te piso ni uno salvo caso de extrema necesidad.
Al margen, morí de la risa con la descripción de la bombacha de la tía. Es algo generacional las señoras grandes por más que sean flacas suelen ponerse unos bombachones que no sé por qué directaemnte no le adosan el corpiño y hacen un body porque siempre se tocan!
Como siempre nos hacés reir muchísimo

Besos!

Winnie0 dijo...

jaja Te ha quedado genial Any. Mira que se pasa mal cuando uno necesita hacer sus "aguas menores".....y qué alivio después....eso sí, si no te mira todo el mundo....jaja Un beso enorme y feliz jueves

LUNA dijo...

Extraordinaria !!! jajaja....
Pero el que no se haya visto en esas situaciones que lance la primera piedra!!!!

Voy a contarte un truco.
Sy abres completamente, perpendicular al coche, la puerta dedelante y de detrás, en medio se hace un hueco que no te vé nadie... bueno depende del tamaño del culo!!!!

Besitos, princesa que siempre me haces reir.

CAS dijo...

Me imagino a los 80 y pico de tu día y su don trasero moviendose como lagartija frenética... y me descacharro de risa. Muy divertido, amigueta. Que tenga buen día en esta zona de la tierra que se ha dado en llamar: EL C.... (no me pida que lo escriba, por fi..) del Mundo!!!

BESOTES
p.d. NOS VEMOS EN SENACULO? bueno si..ahora lo escribí, pero no es lo mismo, diga.

Medea dijo...

Si jajaja me he reído Any,lo de la "bombacha floreada" ha sido superior,Como dice Luna quien no se ha visto así alguna vez pero he utilizado las puertas del coche que es un buen truco, algo que aprendí estando embarazada y que me hacia pis en cualquier sitio pero viajando en coche aun más.
Una vez baje del coche a mi hija con tres años y la criatura no se podía aguantar (cuando un niño dice "pis" aunque sea en la cuneta) la sujetaba en vilo para que hiciera pis y no se mojara las braguitas cuando salió un tractor por el camino que casi tapábamos con el coche y se incorporaba a la carretera y dijo que no importaba que él esperaba a que lo hiciera la madre. Menos mal que mi marido no escuchó bien y me dijo desde su puesto al volante que qué decía ese tío y le dije que no lo había entendido porque si no seguro que se pica jajajaja.Un besito

Natàlia Tàrraco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natàlia Tàrraco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natàlia Tàrraco dijo...

!No seamos boludos! palabra encantadora y rotunda. Quien más quien menos se arremangó los volantes o bombachos floreados o se bajó los jeans o tejanos para hacer aguas, dejémonos de finuras, para mear y luego descansar.
!Salve! a la tía que a sus 80 tacos o años aún hizo exclamar al camionista o camionero !qué culo!
Ese percance lo he VIVIDO en los más íntimo de sus partes traseras aunque se trate de una necesidad de las delanteras bajeras !qué lío!
Besitooo Any.

maria jose moreno dijo...

Yo he sido como tu tía, en algún momento de apuro he salido corriendo sin toalla siquiera y ahi detras de casi nada he tenido que hacerlo, en esos instantes es cuando más he envidiado no ser hombre...lo tienen tan cómodo y fácil,,,jajaja
Me encantó amiga.
Besos

G a b y* dijo...

Pobre tía! Imagino la expresión de su rostro al escuchar el piropo sobre su trasero! Pensaría que contigo haciendo de biombo, estaba más que aislada de miradas!
A veces, cuidamos desde donde vemos (de frente) y olvidamos tomar precauciones con la retaguardia... Ma'sí! al final de cuentas, la vejiga agradecida y eso es lo que importa! Y los del auto, amenizaron un poco el paisaje con una visión imprevista!
Besitos al vuelo!
Gaby*

Epístola Gutierrez dijo...

Se me caen las lágrimas de tanta risa. Entre la situación en sí, más tu modo de contarla, la que se estuvo por hacer pis fui yo, ji ji ji ji
Lo de la bombacha floreada estilo funda de lavarropas me mató (cómo haré ahora para aguantar la risa ante la ropa interior de mi madre??)
Besos, Any, que estés muy bien.

El Gaucho Santillán dijo...

jajajajajaja!!!
que buen relato!!
Un espectaculo!!


Te dejo un abrazo.

Ceci dijo...

Ay Any! que gracioso!
A quién no le ha pasado! Cuando la vejiga clama por alivio no importa nada. Igual viste que por mas ganas que tenes de hacer pis, en el momento que te estas agachada no sale fácil, será del miedo a que te vean!
Besote

TC dijo...

jajaja, vaya situación! me alegro que al menos ella no se enterara del expectáculo!

Lujo dijo...

Hola Holaaaaa Any,
Menos mal que tu tía no se enteró con todo el lío formado a su alrededor...
Me he reído mucho. Lo explicas de una forma muy muyyy tierna.
El comentario de Medea con la anécdota es tremendo :) ...suerte que el marido tampoco se enteró.
Este post me sirve para saber trucos..., así cuando viaje con los Kasukabe ya sé lo que tengo que hacer ;)
¡¡Aplausos!!
Mil abrazotes enormes!!
Los Kasu te envían besotes!!

Neogeminis dijo...

jajajajajajaa...me has hecho pegar una carcajada que casi despierta a mi marido que está durmiendo la siesta!!!! jajajaja...esque con tu genio inigualable relatando estas anécdotas taaaaaaaaaan divertidas no hay temática que no tenga, en tus manos y tus letras, una faceta super-cómica!...y, como era previsible, la de hoy se lleva las palmas!!! jajajaja...y me voy, riendo, como no podía ser de otra manera!!! :D

Besotes!

Gastón Daniel Avale dijo...

jajajajajajajaj....divertidisima la historia!

Gastón Daniel Avale dijo...

me encantó...besos...la lei 2 veces

Verónica Marsá dijo...

De ese estilo tienen calzones mi vecina y mi vecino, enoooooormes, cuando los tienden a la ventana cara al sol, como se hace en los pueblos, parecen tiendas de campaña!!
Ay la tía, la pobre, trasero en pompa en medio de la carretera!!! Me tronchaba de la risa! Qué bueno!

Beso.

alfredo dijo...

Que escena para Fellini, neorealismo universal, divertido y crudo como esos desinividos 80 años con todo al aire, bombachos incluidos.

Genial Any, eres única relatando lo cotidiano.

Besos.

Virginia Prieto dijo...

son excelentes tus relatos any!
me imagino a la tía XD!
beso enorme

Pepe dijo...

Genial tu aportación a este jueves. Me imagino a la anciana tía, con la talla XL, en mitad del camino, siendo objeto de la mirada de los camioneros, dando el espectá-culo.
Un abrazo.

mar dijo...

Jajajaja, como siempre maravillosa tu entrada.
Imagino a la pobre mujer en el coche suplicando una paradita,jajaja, pero es una pena que no oyera al camionero piropear sus partes traseras, seguro que rejuvenecía unos cuantos años.
Un beso de Mar

Maria Elena dijo...

Pase por tu blog y me diverti tanto que un buen tiempo me quedé.
Casi no tengo qué agregar a los tantos comentarios.
Lo mismo no queria dejar de saludarte y de re felicitarte x tu humor. Se ve que sos una persona de 10.
Un abrazo sotretona( con cariño, porsu).

LadyMarian dijo...

jajajaja!! Me has hecho reír muchísimo. Any, tenés una capacidad impresionante para hacernos pasar de la emoción de unos posts a la risa de otros.
Pobre tu tía! jajaja!! Hay cosas que más vale no enterarse nunca! ;)

Besos

LadyMarian dijo...

Ah! Lindas partes traseras pusiste... ;-P

Mari Carmen dijo...

¡Pobre! Pero mirad, hay ocasiones es que da exactamente igual que te vean que no, total... quienes miran nunca te volverán a ver y tú, al menos, te has aliviado, como le ocurrió a la buena tía.


Un abrazo

Yoni Bigud dijo...

Vamos... cuántas quisieran que a los ochenta y pico sus propias partes traseras arrancaran esas loas.

Un saludo.

SUSANA dijo...

Jajajajajajà! Bravo por la tía! Con sus ochenta y pico, todavía provoca la admiraciòn masculina!

Vamos Any, veamos si es una característica familiar, y dentro de unos años nos contás de alguna "urgencia" tuya en el medio de la ruta! Jajajajajajà!

Me reí a pata tendida, te lo juro! Muchas Gracias por el relato! Un abrazote Amiga!

Tésalo dijo...

No veas esa cantidad de precauciones que yo me doy si he tomado una decisión de evacuar en un territorio extraño.
¿Miedo a mostrarme vulnerable, pudor de haber expresado en lo màs intimo algo más que una necesidad,
cuidado por no haber dejado huella? Y muchas cosas màs, sin que haya duda, menos alivio.

Tésalo

Tésalo dijo...

Yo he pensado despues de habertelo leído en una posadera a lo Botero. Y esa ingenuidad y su simpleza a mí me fascinaba.

Tésalo

Juan Carlos dijo...

Je, los viajes y los pises. me das una buena excusa para oponer cuando piden que pare. En un viaje mi hija Nuria quería parar en Teruel y no paré hasta Sagunto (120 km más adelante). Lo justificaba en que no había lugares adecuados.
Y es que como relatas, es peligroso parar en cualquier lugar.
Me gustó, muy bien contado. Un beso.