jueves, 17 de febrero de 2011

DE SALAME Y QUESO. HOY: Telefonía Celular


Ud considera al teléfono celular una prolongación de su propio cuerpo. No imagina su existencia sin el, ha llegado incluso a preguntarse si realmente hubo vida antes de su aparición. Ud ha olvidado completamente su pasado de incomunicación, su pasado sin ringtons, sin mensajes de texto ... .
Suena el despertador a las 7. Su primer movimiento del día consiste en estirar la mano y alcanzar el teléfono; todavía no abrió los dos ojos, pero con uno alcanza, debe comprobar si mientras ud dormía han entrado mensajes o llamados.
Mientras sostiene el cepillo de dientes con una mano, con la otra manda los primeros sms del día. Entra a la ducha con un sentimiento de culpa: deberá abandonarlo por unos minutos!.
Ud entiende que debe estar en contacto permanente con el mundo, por eso está muy atento a su teléfono todo el tiempo. No se ha enterado aún de que su hijo está a punto de ser expulsado del colegio por vandalismo o de que su hija planea unirse a los Hare Krishna y mudarse a la India, no tiene tiempo de prestar atención a esos detalles menores ... .
Ya no va al cine o al teatro por no apagar el dichoso aparatito. Tampoco sale a comer con sus amigos, esos desubicados que se impacientan después de que ud atiende el cuarto llamado, envía el octavo mensaje y chequea por enésima vez el Twitter.
“Ring, Ring, Ring ... Hola, llamaba para decirle que ud es un Salame!”

Después de haber sido casi amenazado de muerte por su entorno, ud compra finalmente un teléfono celular. El mas simple, el mas barato. No tiene cámara de fotos ni Internet ni nada de nada. Gracias que hace ring ring y llama: esto ya alcanza para ponerlo nervioso.
Ud no sabe de memoria su propio número, olvida esa cosa demoníaca por todos lados y si de casualidad lo lleva encima, olvida encenderlo. Ud es el último de los usuarios del teléfono público; es uno de esos personajes en proceso de extinción, que pierde horas de su vida buscando un aparato por la calle desesperadamente mientras el suyo propio duerme un sueño eterno en algún rincón de su casa. Ud es un masoquista que sufre encantado problemas que podría solucionar en un segundo. Si tuviera su teléfono a mano claro
“Ring, Ring, Ring … Atienda! Queso!

36 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Ciertamente, no sè mi propio nùmero.

Es que nunca me llamo, porque me da ocupado siempre.

Un abrazo.

Virginia Prieto dijo...

pertenezco al primer grupo, sin duda

ergo

soy una salame!

Manuel dijo...

uhmmmmm, existe el salame al queso?,soy una mezcla que por desgracia esta algo esclavizado por ese aparatito. conozco a varios salames y algunos quesos (menos)y espero no llegar a parecerme a ellos, jejejejejeje
besosss

Mai dijo...

...esta vez soy queso!

Cuando me sirve lo tengo descargado, porque duerme en el fondo de la cartera y me olvido de enchufarlo!

Balamgo dijo...

En las dos vertientes muy buenas las descripciones. Pero qué haríamos sin él...¡
Me alegro verte por aquí de nuevo.
Abrazos.

San dijo...

Reconozco que como queso he aguantado todo lo que he podido pero de un extremo a otro soy una salame no total (aún) pero casi.
Divertido, como real.
Un beso.

Winnie0 dijo...

Yo pienso commo Balamgo. En cualquier caso...muchas veces en la vida nos hacemos adictos a cosas sin las que hasta entonces hemos vivido sin ningun problema. Un besito

CAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neogeminis dijo...

jajajjaaja ciertamente, creo que por muy poco, estoy cerquita de ser "de puro queso" jajaja..

Un abrazo vecina!...siempre logra sacarme una sonrisa, aunque pase a saludar desde este ladrillo antidiluviano que tarda diez siglos en abrir una páginaaaaaaaa!!! jajaja
Besos múltiples!!

dondelohabredejado dijo...

Ja ja ja ja, geniales las descripciones!!!
Y yo, por fin no soy fiambrín!!!
Soy queso, 100% queso!!!
Si algún día me lo roban tardaré mucho en darme cuenta, ja ja ja
Besitossssssssssssss

El Mostro dijo...

jajajajaja. Está bueno. Existen personas salames, personas queso y personas insoportables.

Besos telefónicos.

CAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LUNA dijo...

En cuanto he leído en mi blog que habías escrito "salame y queso" te he buscado corriendo, ¿que se le habrá ocurrido????
Bueno, el teléfono móvil o celular, según en qué lado del Oceano.
Bueno pues con los años me debo estar volviendo muy aburrida... Siempre me quedo en un mixto de salame-queso...
Pero creo que más por culpa de mi marido.
Si me llama al móvil y no contesto, siempre piensa que me ha ocurrido algo malo...Se pone muy nervioso... así que si me lo dejo en casa, pienso... Ojalá no me llame Pepe....

La verdad es que soy muy despistada con el móvil.
pero reconozco que proporciona mucha tranquilidad saber que en cualquier momento puedes contactar con quien deseas hablar...
Pero...ahora que me doy cuenta... ¿y tú?
Espero.
Besitos, princesa.

CAS dijo...

-ring....riiiiinnnggg.....ring ring
-quien habla?
- yo, la cuasi queso!!! (la suscripta)
hace poco uso la agenda y no los papelitos (no todos, claro, por eso odio que no me firmen los sms)
odio que suene en medio de reuniones (el de los otros que no lo apagaron aunque haya explícitas advertencias de hacerlo) como si nadie pudiera prescindir de él, como si de ese llamado dependiera su vida o peor: el mundo no puede prescindir de su excelsa persona.
Odio que me llame en vacaciones o de paseo, que siempre sucede y me recuerde que tengo cosas pendientes cuando intento por todos los medios olvidarlo..
y no me importa que no sea lo MÁS
me alcanza con que me comunique con quienes quiero.
el de Don Marido cayó con él en una fiesta en la piscina y como era el menos candidato a ser objeto de la broma, con él estaba su celular,cámara de fotos y celulares de ultísima generación de muchos invitados. El único que se salvó del desastre fue don Marido y su sencillo celular que lo comunica con todos y ganó su derecho a no ser sustituido por los siglos de siglos amén.(vía mail paso marca y modelo para los que lo soliciten)
Fui explícita? bueno perdón por el exceso...
besos (la foto da ganas de prenderse de ambos: al salamín y al quesín)

Y cómo dice Luna: Y VOS???? jajaj
aunque ya lo se por las veces que no he podido ubicarte...

Annick dijo...

Esta expresión ¨salamé o queso ¨no se conoce en España , pero gracias a ti la he aprendido ...jajaja

Creo que en este caso soy mas bien queso , pues uso el móvil solo cuando estoy en el coche ; por si tengo algun percance ,llamar a quien sea ( la grúa , la policía , el hospital ...o mi hija . jajaja )

Siempre con este puntito de humor que te caracteriza !

Besos desde Málaga.

Any dijo...

Gaucho, salute! Anotado en queso

Vir, Salame total jajajaja! el Blackberry viene pegando fuerte!

Manuel, indeciso tirando a Salame (creo bah)

Mai, Queso! Yeahhh!

Balamgo, mmmmm Salame? me parece que si

San, Salame (aunque resististe un tiempo jajajja)

Winnita, mmmmm Salame supongo

Neo, Queso Yeahhh! menos mal che, el Salame viene ganando por goleada

Marina, eeeesa! otra Queso, vamos acercándonos ...

Sr Mostro, donde lo ubico? Los Mostros son re telefónicos asi que ... lo incluyo en Salame

Luna, por lo que decís creo que sos mas Queso que Salame, alli te incluyo entonces. Ahora te cuento mas abajo ...

Amigueta! menos mal que reconsideró su postura comenteril jajajajaja.
Queso! ud no me podía fallar!

Annick, anotada para sumar puntos a los Quesos! Gracias, un beso

Yo soy Queso Total, en esto no tengo medias tintas. Tengo un celular roñoso y barato que uso para trabajar (porque me obligan). Salvo por esta situación, nunca sé donde está, se me queda sin batería, pierdo la carga por no usarla, etc, etc, etc. Me he visto necesitada de un teléfono en alguna emergencia, y me he maldecido a mí misma por ser tan idiota. No logro incorporarlo a mi rutina. Tal vez con el tiempo ... pero no creo, soy lo menos telefónica que hay.
AGUANTEN LOS QUESOS!
Y abrazos para todos

Gamar dijo...

Soy un tecnófilo desde que tengo uso de razón. Tengo celular desde que eran una caja de zapatos con ladrillos adentro.
Pero puedo pasar un día entero sin haberme acordado de encenderlo, lo pierdo de vez en cuando. Siempre está en vibrador, porque odio molestar con el ring, si me llaman en lugares no aptos no atiendo o camino hasta encontrar un lugar apropiado para atender. Por estas últimas razones, decapitaría a los que dejan sonar sus teléfonos, mostrando su mal gusto en cuanto a melodías se trata, en los momento y lugares menos oportunos. También a los que atienden el teléfono mientras uno les está hablando y ellos ni se inmutan al verlo a uno incómodo mientras ellos hablan a los gritos de cosas personales con quién sabe quien.
Por lo tanto vengo bien para la picada.
Saludos desde muy lejos.

gustavo dijo...

tengo celular nuevo...no tengo ni idea de las funciones que tiene..mas cuando recuerdo que quiero enviar un mensaje de voz y veo que no tiene o que no encuentro la grabadora de sonidos, me pongo de los nervios y busco y busco y...alejóooo, la encuentro por que en realidad debo de ser un fenómeno de eso de los celulares, pues ya he tenido 202 celulares en mi poder y resulta que en todos he toqueteado lo indecible...ya me gustaría tocar más otras coas y no el celular...además, cuando percibo con el tercer ojo que no lo llevo encima, la vida se me hace fea, se me hace sin sin...sentido, sin tener un cordón umbilical que me una al mundo de cerca o de lejos...creo, casi seguro que el salame me rima en asonante y en consonante...¡¡¡pero si incluso cuando escucho sonidos en el campo son interpretados por mí como... creo que es el sonido de mi celular!!...todos los ruidos son el sonido de mi celular todosss¡¡..y a cada ruido más o menos no identificado hala, a abrir el celular por si me llaman..ayer me llamó dios, bue...eso creía yo...pues la llamada de dios es peculiar, bue...eso creía yo...así que descolgué el celular para ver si era él y...¡joderse, era el mismo diablo vestido de aramani!
hablamos poco...pero hablamos...
ah, recuerdo que me llamó SALAME.

G a b y* dijo...

Queso! Queso! Super Queso!!!
jajaja! Esa soy yo!
Puedo entender la comodidad de estar comunicada, responder al instante cualquier consulta, pasar la data de si llego tarde o temprano... pero nooooo! mi celular (sin cámara, con un sonidito tan leve que ni me entero cuando suena porque se confunde con el zumbido de una mosca) queda siempre olvidado sobre un mueble, cuando no, se queda sin batería porque olvido cargarlo. Las respuestas a los mensajitos que me envían, con suerte, pueden llegar dos días después porque olvidé revisarlo en su momento. Y de recordar mi propio número, ni hablemos! Tengo anécdotas graciosas al respecto! De hecho, a la hora de hacer una recarga, llevo un papelito con el número, no sea cosa de terminar recargando el celular de cualquier usuario!
Y bue... preparen el pan, y métanme adentro! jajaja!
Besitos con agujeritos! Espero no me coman los ratones!
Gaby*

SUSANA dijo...

Muuuuuuuy bueno Any!!!! La verdad es que un rápido vistazo por las calles de cualquier ciudad, nos indica que hay más salames que quesos…lejos! También me parece que si acaso la tecnología de punta no fuera tan inaccesible para los bolsillos de la mayoría de los argentinos, los salames serían aún, muchos más!
Y fijate que hasta en las zonas rurales podés confirmar la salame-queso teoría! En Mendoza es muy común ver “entre las hileras” de vides, a los cosechadores enviando mensajitos de texto y atrapadísimos en la vida social facebookera!
¿Moi? Chicata a morir, si me envían un sms, pueden dormir una siesta hasta que encuentre mis anteojos, lo lea y acierte las teclas para responderlo!
Besos Tesoraza, muy afinada como siempre!

MARISOL dijo...

Al habla un queso obligado a trasmutar en salame de vez en cuando. Como soy queso madurado, aun recuerdo tiempos en que uno iba a la cabina a llamar por teléfono, y vivíamos todos tan panchos. Si uno necesitaba hablar o dar un recado lo hacía cara a cara, que para eso está el lenguaje corporal, para completar a todos los demás. Pero los tiempos cambian y todos queremos correr más e informarnos más para hacer lo mismo y a veces hasta peor. En fin, perdonen la rabieta de un queso camuflado con lonchas de salame.

Mariela Torres dijo...

En este caso, no soy ninguno de los dos. Yo tengo celular, lo llevo siempre encima, pero no me llama nadie, a excepción de Athos, claro. Y no me escribe nadie, a excepción de Movistar, por supuesto. Así que no sufro ninguno de los dos males.

Besos.

Minombresabeahierba dijo...

100% queso, un camembert!

Besosss

Verónica Marsá dijo...

Pueeeeees, ni salchichón ni cabrales. Si no lo llevo encima me falta algo y nunca sé dónde lo he puesto, es habitual que me hagan una perdida para ver por dónde lo tengo o que corra por la cas para cogerlo si me llaman! Tiene cámara pero no internet ni nada por el estilo, es de la era pasada pero táctil! Nunca me acuerdo de apagarlo ni de quitarle el sonido!

¿Qué soy pues? Bocata de jamón y queso?

Besito, patrullera!

dionisismo dijo...

Es la primera vez que entro por acá y espero volver pronto sin que me inviten, excelente análisis de los problemas comunicacionales de los salames y los quesos que no saben o sabemos en qué momento usar el contacto con las cosas del otro lado de la ventana, carajo!, tendría que haber un 2020 SALAME para adoctrinar a la monada, pero bué, por lo menos ésta publicación tuya nos ayuda a pensarlo más, hasta pronto, te sigo.

Any dijo...

Gamar, un Salame con criterio digamos ... bien ahi!

Gustavo, jaaaaaaa, Salame total! me hizo reir che

Gaby, yo creo que sé mi nº, pero a veces me entra la duda cruel jajajaj y por las dudas me lo anoto
Otro punto para los quesos!

Su, Salame y chicata! linda combineta ajajjaaj

Marisol, Salame y nostalgiosa! me encantó

Mariela, poco apego al celu, un uso racional digamos ... anotada en queso. Como rompen los mensajitos de Movistar ufff

Minombre, Queeeeso!!! y camenbert, re-top!

Vero, como Mariela, veo que en tu caso no hay móvil-dependencia; anotada en Queso y vamos que ganamos!

Dionisismo, bienvenido, sientase en su casa. Mandá Salame al 2020? Si, podría andar ... Te anoto en Queso dale

Gracias a todos por pasar y comentar. Un abrazo a cada uno

Medea dijo...

¡¡Soy un bocadillo!!¡¡Un mixto!!Soy salame cuando mis hijos salen de noche, de día, están de viaje, cuando algo me produce intranquilidad pero también soy queso, me lo dejo por todos lados, llamadas perdidas, sms acumulados en realidad...¿que soy?
Me ha pasado como a Luna cuando he visto el titulo de tu entrada he mirado la fecha y he corrido a verte...por cierto...no sé donde tengo el movil, voy a llamarme y lo mismo tengo que bajarme al coche a buscarlo. Un besito

rosa_desastre dijo...

He entrado en tu blog con un hambreeeee al leer lo de salame y queso y resulta que salgo de el con el mejor postre, una sonrisa grandota y la certeza de que yo soy la dueña de un móvil para torpes.
Besos

Tésalo dijo...

a mí me sucedía con mi computadora. Si viajo, a mi ya no me acompaña.
Ha sido esa interacción que este tipo de aparatos suponía, eso que provoca en mí y en algunos esta aversión.
Además está esa radio y unas cadenas de telavisión.

Yoni Bigud dijo...

En este caso me parezco más a un queso que a un salame. Pero no conozco los extremos.

Un saludo.

Ceci dijo...

Yo soy un mix. Soy algo salame a causa de mi marido, que me compró un modelo de celu mas moderno, que si hubiera sido por mi me quedaba con el viejo chotito que tenia. Lo llevo a todos lados cuando salgo, pero no estoy pendiente de él.
Si conozco fieles exponente de salame y queso. Yo tenía un jefe que no quería comprarse celu porque él no era médico decia. Pero era un despistado, a veces salía y se olvidaba que tenía gente citada, y era imposible comunicarse con el. No escarmentaba, y eso que le pasaba seguido.
Besitos

Angeles dijo...

jajajaj Any!! yo quiero el salame y el queso, te lo cambio por mi móvil, lo uso tanto que a tengo que miralo a vece a ver si no se murió, aunque me pide así tipo mascota que lo cargue cuando se le está acabando la batería.
Estoy del lado de los aparatos, soy un aparato.
Gracias por el saludito desde el parque independencia me he enterado que hay un jueguito que se llama mambo ya me va a pasar un video mi hermana.
Un abrazo transoceánico.!!!

dondelohabredejado dijo...

Ay, nena!! Hoy necesité hacer un llamado desde el celular. No tenía ni idea de dónde estaba, entonces tuve que llamarme yo misma para poider escucharlo y encontrar el aparato. El tema es que como obviamente no sé mi número, perdí un buen rato buscando el número (que tenía en un mail enviado)
Por suerte tenía algo de carga de batería, porque al llamarme escuché su musiquita que venía desde el placard (estaba en el bolsillo de una campera)
Te cuento que tuve tu post muy presente y mientras hice todo esto no hacía otra cosa que decirme a mí misma "Queso, queso, queso!!!" ja ja ja ja
Te dejo un abrazote.

Lady dijo...

Muuuuy bueno! Yo soy un sandwich mixto ;)

Jejeje

Besos

Geminis dijo...

Me declaro por completa salame!!!

Mi blackberry porque no es mi celu sino MI BLACKBERRY es una extensión de mí!!!

Y pensar que hace años no existían...

Besos,

CLARA dijo...

Muy interesante el tema...muy bueno tu blog.....te invito a que visites los mios: http://violetadia.blogspot.com/ y http://virtualmenteadicta.blogspot.com/.